Hay personas que necesitan tenerlo todo bajo control. Intentan planificar todas las cosas, para poder controlar y gestionar mejor los acontecimientos futuros. Suelen aplicar este control, tanto a nivel del pensamiento como de la acción.

Son personas que están en un constante estado de alerta y vigilancia, lo que hace que en su mente deba cuadrarlo todo, para que nada se escape de su control. Cuando esto llega a suceder y se tropiezan con algo, lo más probable es que entren en crisis.

Lo que no se dan cuenta estas personas, es que justamente este intento de querer controlarlo todo, es lo que les hacen perder el control.

Nuestro objetivo como terapeuta es desactivar este mecanismo de control, mediante la reestructuración del racionamiento y de la interrupción de estos guiones comportamentales.

Se guía a la persona a que haga algo voluntariamente, que se le escape de su control, para que pueda comprobar que las cosas pueden ir a mejor, en lugar de que le vayan a peor. De esta manera la persona puede flexibilizar su mente y liberarse de las cadenas de estos pensamientos obsesivos.

Detrás de un orden y control absoluto, hay una rigidez que causa ansiedad y descontrol, pero si en cambio, construimos un orden que incluya desorden, podemos mantener el sistema equilibrado.

Abrir chat
¡Hola! 👋🏽 ¿En qué podemos ayudarte?