¿Sientes como si estuvieras en un pozo y no logras hacer nada para salir de ello?

Hay personas que dejan de llevar las riendas de su vida y poco a poco van dejando de tomar iniciativas y acaban renunciando a todo lo que hacían antes. Y cuando se dan cuenta, se encuentran en un pozo oscuro y profundo y ya no sienten interés por nada, puesto que se sienten muy tristes y no le encuentran sentido a la vida.

En estos casos, lo que suele hacer la persona es intentar evitar caer en este pozo, pero paradójicamente, justamente esta lucha es la que le lleva a hundirse cada vez más. Aquí, la familia juega un papel muy importante, porque intentan animarle a que se recupere pronto, pero es un error, puesto que la persona empeora cada vez más.

Desde la Terapia Breve Estratégica, le hacemos ver al paciente, que la renuncia es un suicidio cotidiano y que cada vez que renuncia a algo y/o delega, en aquel momento se siente mejor, pero luego, tendrá la prueba de su propia incapacidad, lo que hará que aumente aún más el sentido de impotencia y la depresión aumentará.

En estos casos damos la prescripción: “La media hora de la pasión de Cristo.”

Abrir chat
¡Hola! 👋🏽 ¿En qué podemos ayudarte?